31 4 E L O R D E N D E N U E S T R A I G L E S I A 32 Deseamos que nuestra vida diaria juntos sea inspirada y guiada por el Espíritu Santo. El orden y la disciplina son frutos de esto, pues «Dios no es un Dios de desorden sino de paz». Efectivamente, un cierto orden de la iglesia se ha establecido en nuestras comunidades basado en la Escritura y el ejemplo de la iglesia primitiva, moldeado por la tradición anabautista y nuestra propia experiencia. Jamás debemos permitir que un determinado orden o sistema organizacional, por buenos que sean, interfieran con la guía del espíritu de Cristo. En primer lugar, y sobre todo le pertenecemos a él. Él es la cabeza de la iglesia y él reemplaza toda autoridad humana y tradiciones. Su cuerpo no es una organización sino un organismo vivo. Cómo llegar a ser miembro 33 Ser miembro en nuestra comunidad-iglesia es de por vida. Se entra en ella haciendo votos. A través de nuestros Jn 16:12–13; Ef 5:18–21 Col 2:2–5 1 Cor 14:33 nvi 2 Tim 1:13–14 Mc 7:6-9 1 Cor 2:2–5 Ef 1:22–23 Col 2:8–23 1 Cor 12:12–27; Ef 4:11–16 Jn 17:20–21; Hch 2:42