F U N D A M E N T O S 42 en buena relación, en la esperanza que él o ella pueda ser restaurado a la plena comunión. Una variedad de dones 46 En nuestra comunión «hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Y hay diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo. Y hay diversidad de actividades, pero Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo. Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para el bien de todos». Algunos miembros reciben el don de enseñar, algunos el de consolar y animar, algunos el de proclamar el evangelio, algunos el de alabar a Dios a través de la música y el arte, algunos el de cuidar al necesitado, algunos el de contribuir en otras maneras prácticas. Pero el don más grande ofrecido a cada uno de nosotros es la capa- cidad de amar. Así como las distintas partes del cuerpo humano trabajan juntas sin egoísmos, así también los miembros del cuerpo de Cristo deben servirse mutuamente. Cada Bruderhof, en conexión con sus comunidades hermanas, nombra hermanos y hermanas para que sean responsables de los distintos aspectos espirituales y prácticos de la vida en común: la dirección pastoral; la administración del dinero y de los bienes; la educación de los niños y jóvenes; las diferentes áreas de trabajo, tales como la finca, el taller, la cocina y las oficinas; y también la hospitalidad. En esto seguimos el ejemplo de la iglesia primitiva con sus ancianos y epíscopos, diáconos y diaconisas, maestros y viudas. 1 Cor 12:4–7 Rom 12:3–8 1 Cor 13:13; Gál 5:6 Jn 13:1–17; Gál 5:13 1 Tim 3:8–13; 5:1–16