F U N D A M E N T O S 46 Por último, realizar el servicio de la Palabra implica, sencillamente, una profundización e intensificación de las responsabilidades dadas a cada miembro. También es cierto, por otro lado: que cada miembro es llamado a realizar la tarea de pastor en su propia familia y esfera de vida, cuidando de las personas y proclamando el evangelio. 52 Así como un barco necesita un timonel, así también la comunidad-iglesia necesita una dirección clara. Por esta razón, el cuerpo de miembros comisiona por unanimidad a un hermano para las tareas de pastor de la comunidad- iglesia en su totalidad, para servir junto con su esposa por tanto tiempo como les sea posible. Conocido como el anciano o el pastor principal, se le confía el grado máximo para el cuidado de las personas, la vigilancia espiritual de todas las comunidades Bruderhof, el orden, la autoridad de la iglesia y la proclamación del evangelio. Como todo siervo de la Palabra, el pastor principal debe seguir la guía del Espíritu Santo al hablar entre los miem- bros. Él mismo no debe aislarse o poner su confianza en sus propias habilidades. Con profunda humildad y en cooperación cercana con el cuerpo de miembros y con todos los que éste ha nombrado a varias tareas, se puede encontrar una dirección clara en todos los asuntos. 53 Para apoyar al pastor principal en su tarea, los miembros pueden nombrar siervos de la Palabra como coordina- dores pastorales quienes cuidan las comunidades en una región geográfica en particular. Los coordinadores pasto- rales son responsables no solo ante los miembros de las 1 Pe 2:9 Gál 6:2; Flp 1:27–28 Ef 4:11–13 1 Cor 2:1–5; 2 Cor 3:4–6 Tit 1:5