F U N D A M E N T O S 58 Según una antigua tradición cristiana, el pan y el vino mismos son un símbolo de unidad.* Para hacer pan, los granos de diferentes campos son cosechados y horneados en un solo pan; para hacer vino, uvas de diferentes viñedos en la vendimia son reunidas y exprimidas para que den un solo vino. De la misma forma la iglesia es reunida de muchas tierras y naciones para ser una en Cristo. 72 La cena del Señor es una comida de acción de gracias, una celebración de la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte. Gracias a ella proclamamos su muerte hasta que él venga de nuevo. Esta fiesta es un gustar anticipado de su regreso: el gran banquete de bodas predicho en la Escritura, cuando él venga como novio para unirse con su novia, la iglesia. La imposición de las manos 73 Cristo da a la iglesia la autoridad de actuar en su nombre. La imposición de las manos es un símbolo de esta auto- ridad, usada desde los primeros tiempos por el pueblo de Dios para pedir que dé su bendición, para apartar a una persona para sí de una forma especial, o para conferir el poder de su Espíritu. Jesús y los apóstoles usaron esta señal —algunas veces unida a la unción— para perdonar pecados, sanar al enfermo, levantar al muerto, expulsar demonios, dar bendiciones, comisionar a los mensajeros del evangelio y orar para que el Espíritu llene a los creyentes. Como miembros del cuerpo de Cristo, hemos sido encargados de hacer * Didaché, 9.4 (ca. 60–110 d. C.). 1 Cor 11:23–26 Ap 19:6–9 Mt 16:19 Gn 48:14 Nm 11:16–25; 27:15–23 St 5:13–20 Lc 4:40; 8:40–56 Hch 8:14–17; 13:1–3 Mc 16:15–18