L a v i d a en c o m uni d a d 73 vocación no es un convenio comercial o profesional, sino más bien de vida comunitaria en sí; ninguno de nosotros tiene una carrera. Aceptamos trabajar donde sea que nos necesiten, sin importar nuestras preferencias, entrena- miento previo o experiencia, dispuestos a cambiar de una tarea a otra en cualquier momento. 91 Cada Bruderhof nombra distribuidores de trabajo para coordinar el trabajo en común. Ellos deben velar por el bienestar de todos los que trabajan y asegurar que aquellos que no pueden trabajar están bien cuidados. 92 Los ingresos de los negocios de la comunidad-iglesia se usan para cumplir nuestra misión: esparcir el evangelio, edificar y sostener la vida en comunidad, desarrollar el trabajo educativo, ofrecer hospitalidad a los visitantes y darles ayuda a los necesitados. Inevitablemente, estos negocios se involucran con un sistema económico cuyos valores pueden estar en desacuerdo con los valores que guían nuestra vida en la comunidad-iglesia. Aun así, cada empresa de la comunidad debe reflejar y someterse a nuestra misión y testimonio, aun a expensas de la eficiencia o la rentabilidad: Solidaridad: La regla de oro de Cristo, tratar a los demás tal y como queremos que ellos nos traten a nosotros, requiere solidaridad con todas las personas y respeto por su dignidad como seres humanos hechos a imagen de Dios. Tratar a los demás meramente como medios para un fin económico es un pecado. Lc 16:1–13 Mt 7:12 Is 10:1–4 St 5:1–6