Family

Niños • Educación • Ser padres
Relaciones personales • Matrimonio • La tercera edad

Familia

Dos Esteres Valientes

jueves, 20 de agosto de 2020 por

Hoy mi madre Esther cumple 73 años. Ha sido una gran madre para nosotros, sus siete hijos, y todos pasamos una niñez maravillosa. Ahora estamos en varias partes del mundo, somos una médica, dos maestros de escuela, una dentista, un plomero, una fisioterapeuta y yo.

Mamá siempre ha sido única, fuera del común. Mientras otras madres en la comunidad donde crecí escuchaban la música clásica, mi madre era fanática de los Beatles. Mientras las madres de mis amigos parecían felices cuidando sus jardines de flores, mi madre tenía el deseo secreto de conducir autos de carrera —particularmente los Jaguares— y logró mantenerse al día con los modelos que salieron: el Jaguar tipo E fue y será su modelo favorito. Me impresiona recordar los buenos momentos que pasamos juntos durante muchos años, la cantidad de tiempo que mis padres pasaron con nosotros. La familia siempre fue su prioridad y por esto estoy sumamente agradecido. Ahora viven en Estados Unidos, en un apartamento cerca al de mi hermana y su familia, disfrutando ser abuelos.

Ese reflexionar sobre mi madre Esther me llevó a pensar en la historia de la reina Ester del Antiguo Testamento. Mi madre no es reina, pero sí es gran madre y sabia también. Con ella en mente, releí la historia bíblica y descubrí que esa reina antigua también era muy sabia.

La Ester del Antiguo Testamento era huérfana y se crio con la familia de su tío. Además, era judía y, en ese momento, su pueblo estaba lejos de su tierra natal, eran extranjeros en el lugar donde vivían. Después de varios giros y vueltas de la historia, Ester llegó a ser reina de Persia, esposa favorita del rey Jerjes I. Al principio, mantenía su identidad y religión judías en secreto dentro del palacio y simplemente iba con la corriente.

BodaEsther, disfrazada de reina, participa en un desfile con su esposo Pedro

Después de un tiempo, se promulgó una ley que decretaba la muerte de todos los judíos en Persia. Parecía inevitable la exterminación de la población judía. Ester realizó un acto de gran valentía, que salvaría a su gente: entró a la sala del consejo del rey sin invitación. El castigo por esta acción era la muerte, a menos que el rey perdonara al intruso. Arriesgando todo, Ester se acercó al trono del rey, confesó que era judía y pidió por su pueblo. Como ahora sabemos, el rey la perdonó, escuchó sus ruegos y encontró la manera de detener la inminente masacre de los judíos.

Mientras leía la historia, me parecía un poco cobarde que, al principio, Ester ocultara el hecho de ser judía y que se aprovechara de la situación para llegar a ser reina. Sin embargo, para cada uno de nosotros hay momentos en los que es mejor estar tranquilos, discernir lo que Dios tiene en mente y entender cómo su plan nos guía. Creo que a menudo avanzamos sin reflexión y hablamos demasiado. Quién sabe cuántas obras más de Dios podríamos percibir en este mundo, si solo escucháramos más y aguardáramos con expectativa, en lugar de apresurarnos.

Llegará un momento en el que cada uno de nosotros tendrá que hablar, actuar y ser valiente por el bien de los demás.Debemos recordar que esta acción de Ester requirió mucha valentía. Era extranjera en un país desconocido y fácilmente podía ser malentendida. La idea no fue solo de Ester; sus compañeros judíos la habían empujado a dar el paso. Se podría suponer que ella estaba segura de que el rey la perdonaría, pero su entrada en la sala del consejo no tenía precedentes y, por lo tanto, nada era seguro, especialmente para una extranjera.

Entonces, ¿cuál es la lección aquí? Llegará un momento en el que cada uno de nosotros tendrá que hablar, actuar y ser valiente por el bien de los demás. Es posible que sintamos que no estamos preparados y probablemente conozcamos a otros más capaces que nosotros. Sin embargo, cada uno debe escuchar a Dios en el propio corazón y luego actuar según su voluntad, aunque nos parezca insólita. Quizás lo más importante es comunicarnos con quienes nos rodean y escuchar lo que Dios nos anima a hacer, a través de sus consejos.

Por su valentía en una situación tan difícil, se conmemora a Ester cada año en la fiesta judía de Purim. Su historia nos hace reflexionar sobre cuándo tenemos que aguardar tranquilos, cuándo debemos escuchar los consejos de un amigo y cuál es el momento adecuado para actuar con valentía. Y volviendo a mi propia madre, la valentía es algo que le viene de forma natural, especialmente cuando sus bromas absurdas hacen reír a todos los que están a su alrededor. ¡Brindo por muchos años más de vida para mi mamá!


Reuben Cavanna vive en Villa Primavera, la comunidad Bruderhof en Asunción, Paraguay. Este post se basa en un sermón que dio en Casa de Cristo, una iglesia del Bruderhof abierta al público todos los domingos.

Comments

¿Qué es el blog "Voces"?

Voces es un blog escrito por los miembros del Bruderhof. Trata temas que son importantes para nosotros, y para ti.

¿Qué es el Bruderhof? Somos una iglesia cristiana con comunidades en varias partes del mundo. Nuestro objetivo es amar a nuestro prójimo y compartir todo, para que la paz y la justicia se hagan realidad.

Descubrir más sobre el Bruderhof

Manténte al corriente

Suscríbete para recibir noticias del Bruderhof

Recommended Readings

  • Familia

    El mundo necesita niños

    jueves, 03 de septiembre de 2020 by

    Leer más
  • Familia

    Dos Esteres Valientes

    jueves, 20 de agosto de 2020 by

    Leer más
  • Familia

    Nuestro ranking familiar de actividades favoritas

    viernes, 14 de agosto de 2020 by

    Leer más
View All

Quizá podría gustarte

View All Articles
View All Articles