Mi amigo verde

viernes, 25 de junio de 2021 por

PListing
Fotografía cortesía de la autora

Qué bueno tener un amigo que cada mañana te saluda diciendo ¡Hola! ¡Buenos días! ¡Te quieeeero! Así es Messi, nuestro loro amazonas de frente azul. Entrega su corazón a quien sea que le dé bananas para comer. Pero ten cuidado: ¡a veces confunde las bananas con los dedos!

Messi, quien lleva el nombre del gran futbolista argentino, tiene más o menos cinco años de edad. Además de bananas, come maní, semillas de girasol y todo tipo de fruta. Debido a un accidente cuando era pichón Messi no puede volar y por eso dejamos su jaula abierta. Pasa sus días en su percha o por encima de su jaula, comentando a su manera sobre todo lo que pasa a su alrededor. Cuando sus hermanos salvajes pasan volando, alza su voz para llamar su atención y creo que a veces se siente un poco angustiado por no ser capaz de volar con ellos. Sin embargo, le encanta la atención humana y eso lo recompensa.

Cada mañana Messi ayuda a uno de los jóvenes a encender el fuego en la tatakua, un horno a leña hecho de ladrillos. Por alguna razón, al loro le gusta el humo y se acerca lo más posible a la puerta del horno (la cual no puede alcanzar) para respirar el olor de madera quemada. Creo que es su momento favorito del día, porque no deja de cantar “¡alegrí,-alegrí-alegría!”, su villancico preferido. Se reserva esta canción para cuando está muy contento, como cuando le traigo semillas. También canta cada vez que saco comida del horno, porque de vez en cuando le dejo probar un poco.

Hace unas semanas, casi perdimos a Messi. A la medianoche alguien lo escuchó gritando a todo pulmón, y cuando salió a ver cuál era el problema encontró a Messi luchando por su vida con una zarigüeya que estaba encima de él. Por unos días no sabíamos si nuestro querido loro iba sobrevivir. Había perdido muchas plumas, tenía unas heridas y no podía abrir el pico para comer. Yo lo alimentaba con puré de bananas y cítricos cinco veces al día, con una jeringuilla, lo cual a Messi no le gustaba. Pero tres días después de la batalla, Messi se montó al lado del cartón en el que estaba y allí se quedó el día entero mirando la gente pasar. Al cuarto día empezó a hablar de nuevo y el quinto día escapó de su cartón, así que lo puse de nuevo afuera en su jaula. Todavía teníamos que quitar las cáscaras de las semillas y ayudarle a comer, pero Messi seguía mejorando poco a poco.

Ahora, está casi igual que antes y nos aseguramos de que la zarigüeya nunca más lo vuelva a atacar. A Messi todavía le faltan unas plumas y no puede abrir el pico mucho, pero puede comer sin ayuda y cantar con entusiasmo. ¡Lo único que no puede hacer ahora es picar a los que lo visitan! Y esto no hace falta… Todos estamos muy contentos de que nuestro amigo verde se haya recuperado y ojalá nos siga alegrando por muchos años más.

Comments

¿Qué es el blog "Voces"?

Voces es un blog escrito por los miembros del Bruderhof. Trata temas que son importantes para nosotros, y para ti.

¿Qué es el Bruderhof? Somos una iglesia cristiana con comunidades en varias partes del mundo. Nuestro objetivo es amar a nuestro prójimo y compartir todo, para que la paz y la justicia se hagan realidad.

Descubrir más sobre el Bruderhof

Manténte al corriente

Suscríbete para recibir noticias del Bruderhof

Recommended Readings

  • ¿Propósito?

    jueves, 22 de julio de 2021 por Carlos R. Gonzalez Ramírez

    Leer más
  • Por qué mis votos me hacen feliz

    jueves, 15 de julio de 2021 por Norann Voll

    Leer más
  • Mi amigo verde

    viernes, 25 de junio de 2021 por Emily Thomson

    Leer más
View All

Quizá podría gustarte

View All Articles
View All Articles