Vida en comunidad

Trabajo • Vida sencilla • Educación 
Cuidado mutuo • Vida plena • Fiesta 

Vida en comunidad

Alégrense siempre en el Señor

Un homenaje a Alfred Neufeld

miércoles, 08 de julio de 2020 por

Recientemente he pensado sobre lo que significa estar agradecido por lo que viene en nuestro camino. Estaba reflexionando así a raíz del sufrimiento y la muerte de Alfred Neufeld a finales del mes pasado. Alfred conocía a mi abuelo y mi papá y se convirtió en amigo mío cuando lo conocí aquí en Paraguay. Fue un hombre culto y elocuente que pensaba mucho y tenía la visión amplia. Pero sobre todo, estaba vivo y animado, siempre interesado en lo que estaba sucediendo. Como resultado, hizo muchas amistades dondequiera que iba porque a él le interesaba cada persona. Veía cada situación como algo que Dios había colocado en su camino que, por ende, exigía su atención.

Me parece que su manera de vivir el momento hizo que su vida cobrara gran sentido e importancia. Entonces comencé a pensar: ¿qué dice la Biblia sobre cómo debemos vivir los momentos de nuestras vidas? Encontré los siguientes versículos:

Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense! Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca. -Filipenses 4:4-5

Esta cita animadora no nos dice regocijarnos en el Señor solamente cuando las cosas andan bien o cuando los amigos están sanos. Nos dice alegrarnos siempre, y punto. Nada más y nada menos. Hay que estar agradecidos por todo lo que nos viene. Ahora bien, ¿es un mandamiento normativo, o es un consejo para alentarnos a hacer lo mejor? Creo que son las dos cosas a la vez. Hay un vínculo estrecho entre la gratitud y la alegría: ¿cómo podemos estar tristes o malhumorados al mismo tiempo? Por eso, siempre debemos estar agradecidos y cuando no lo estamos, al menos hay que desear el sentimiento. Todos tenemos la fe de que todo está bajo la dirección de nuestro Dios grande y bueno; incluso los momentos malos le pertenecen. Necesitamos dar gracias por ellos, lo difícil que sea hacerlo, para poder seguir adelante con emoción positiva. Hay que alentar a quienes nos rodean, no entristecerlos con sentimientos negativos.

Sin embargo, todos sabemos que a veces es sumamente difícil dar gracias por todo. Por eso, nos fijemos en lo que dicen los Evangelios acerca de la gratitud y la alegría:

Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa. -Juan 15:11

Papá NoelAlfred, disfrazado de Santa Claus, visita la comunidad Villa Primavera con su esposa Wilma

Estas son palabras de Jesús. Ahora estamos progresando desde un simple agradecimiento a algo más grandioso, algo más poderoso. Jesús claramente está hablando algo más que una sencilla felicidad por tener muchas cosas materiales, o tener cerca a sus seres queridos. Se refiere específicamente a su alegría, algo que él nos ha dado. Está hablando de la alegría que tenemos en nuestra relación con él. No depende de las cosas temporales ni de nuestras circunstancias. Supera cualquier tristeza o mal humor que experimentemos y nos lleva a mirar hacia arriba, una y otra vez, a lo que Dios ha hecho por nosotros. Nos lleva a dar gracias por nuestra fe, a dar gracias porque hay un Dios bueno por encima de todo.

Sí, a veces se requiere la simple obediencia. A veces quizás necesitemos tomar la decisión de decir “gracias” aun antes de que nuestros sentimientos estén conformes. La fe siempre es mayor que los sentimientos. Luego, mientras nos enfoquemos en Dios, en comunión con él, nuestros sentimientos de tristeza o mal humor desaparecerán. Regocijarnos en el Señor — no simplemente estar felices — es la parte importante para mí y creo que eso es lo que mantuvo a Alfred tan entusiasmado.

Alfred me parecía diferente y eso me llamaba la atención. Sí, era brillante, erudito y respetado, pero eso no era lo que más recuerdo de él. Estaba interesado en todos, entendió que fue Dios quien dirigía cada uno de sus días, y por lo tanto, se regocijó en cada persona, dejando que eso lo llevara hacia adelante. Y esto es lo que todos demos hacer también. Tal como Alfred, ojalá podamos llegar a ser como el escritor de Habacuc que mantuvo su alegría en Dios a pesar de toda tragedia:

Aunque la higuera no florezca, ni haya frutos en las vides;
aunque falle la cosecha del olivo, y los campos no produzcan alimentos;
aunque en el aprisco no haya ovejas, ni ganado alguno en los establos;
aun así, yo me regocijaré en el Señor, ¡me alegraré en Dios, mi libertador! - 
Habacuc 3:17-18


Reuben Cavanna vive en Villa Primavera, la comunidad Bruderhof en Asunción, Paraguay. Este post se basa en un sermón que dio en Casa de Cristo, una iglesia del Bruderhof abierta al público todos los domingos.

Comments

¿Qué es el blog "Voces"?

Voces es un blog escrito por los miembros del Bruderhof. Trata temas que son importantes para nosotros, y para ti.

¿Qué es el Bruderhof? Somos una iglesia cristiana con comunidades en varias partes del mundo. Nuestro objetivo es amar a nuestro prójimo y compartir todo, para que la paz y la justicia se hagan realidad.

Descubrir más sobre el Bruderhof

Recommended Readings

View All

Quizá podría gustarte

View All Articles
View All Articles