Vida en comunidad

Trabajo • Vida sencilla • Educación 
Cuidado mutuo • Vida plena • Fiesta 

Vida en comunidad

¿Es socialista la comunidad Bruderhof?

jueves, 27 de agosto de 2020 por

¿Es socialista la comunidad Bruderhof? Mmhhhmm. Murmullos y más murmullos. Bueno, depende… Todo depende de a quién se le pregunte. Si me preguntan a mí, mi respuesta es no, un categórico no. ¡Qué disparate! El socialismo es horrible. A pesar de lo cual, el socialismo duro y puro parece estar resurgiendo. La idea de que podemos librarnos de los peces gordos, derrocar este sistema corrupto y reemplazarlo con algo nuevo, puro, eficiente y luminoso ha demostrado ser asombrosamente resiliente. Podría decirse que es una demostración del poder del optimismo por encima de la experiencia, y la contradicción llamativa es que sin experiencia personal resulta prácticamente imposible aprender. Leer sobre los devastadores efectos de la experiencia comunista en la URSS, China, Corea del Norte, Zimbabue y Venezuela no sirve de mucho.

Me pregunto, sin embargo, si el resurgimiento de la popularidad de este método probado y comprobado de esparcir miseria no se explica más por una cuestión de identidad personal que por la intención de cambiar el mundo. Sospecho que la imagen que tienen de sí muchos miembros de la clase media es la de alguien que hubiera arrojado piedras contra la mansión del amo en las plantaciones sureñas o marchado junto al Che Guevara con una AK-47 colgada al hombro. De algún modo, esta identificación con los oprimidos evita que se sientan mal por ir de vacaciones al exterior y enviar a sus hijos a colegios privados. Si no puedes jactarte de ser un oprimido, esta postura parece ser la segunda mejor opción y hasta un requisito indispensable para cualquiera que aspire a trabajar para la BBC. En el Reino Unido se usa la expresión «socialismo champagne» para describir dicha postura; una muy buena síntesis, sin duda.

A community lunchtime at the Beech Grove Bruderhof

Esto no significa que los objetivos del socialismo sean malos; de hecho, son loables. Solo que es una ideología que en su afán por resolver los problemas del capitalismo crea problemas aun peores. Algo así como resolver el problema del hambre devorando partes de tu propio organismo. Simplificando mucho, a los capitalistas no les gustan las normas, quieren menos intervención del estado y libertad para libertad para lucrar a su antojo, incluso explotando niños; los socialistas, por su parte, quieren una mayor presencia del estado regulando absolutamente todo, desde cuánto dinero puede ganar una persona hasta dónde puede orinar su perro. Por supuesto, es posible encontrar diferentes grados de socialismo, y en muchos países europeos se practica una suerte de socialismo light. No puedo extenderme más sobre el tema aunque sí les pido encarecidamente que no pregonen el éxito de este modelo a menos que efectivamente vivan en un lugar donde se lo esté poniendo en práctica.

Si uno toma el sermón del monte en serio, si cree que Jesús quiso decir exactamente lo que dijo, el paso siguiente es comenzar a hacer lo que él enseñó. Nuestro objetivo primordial es el discipulado de Jesús, no la construcción de una sociedad mejor.Retomando nuestra pregunta inicial, hay muchos aspectos de la vida de nuestras comunidades que harían saltar de alegría a Bernie Sanders y John McDonnell. No hay ricos ni pobres entre nosotros. Las personas con mayor necesidad son las que más reciben. Trabajamos por propia decisión. Compartimos nuestros bienes. No tenemos gulags, claro está, pero muchos aspectos coinciden, y no pocas personas entre nosotros afirmarían que sí, decididamente somos un vivo ejemplo de socialismo cristiano.

En última instancia, creo que es cuestión de objetivos y propósito. Nuestro objetivo primordial es el discipulado de Jesús, no la construcción de una sociedad mejor. He escuchado el argumento de que ambas cosas van juntas, y admito que este razonamiento sea correcto, pero desde mi experiencia es imposible construir una sociedad justa sin Jesús. ¿Por qué? Porque creo que el seguimiento a Jesús es una propuesta de abajo hacia arriba, no de arriba hacia abajo. Para un cristiano, el cambio de vida comienza en sí mismo y se extiende hacia afuera; para un socialista, comienza por educar a todos los demás (a la fuerza). Y a la gente no le gusta que la eduquen. De hecho, los socialistas más duros se encontraron con que la gente oponía tanta resistencia a la educación que tuvieron que librarse de muchos de ellos. Si uno toma el sermón del monte en serio, si cree que Jesús quiso decir exactamente lo que dijo, el paso siguiente es comenzar a hacer lo que él enseñó. En el caso de los primeros cristianos, esto los llevó a crear una comunidad de bienes, y ese estilo de vida ha continuado expresándose a través de los siglos en diferentes formas: las comunidades monásticas, los anabaptistas radicales, la comunidad de los Shakers y muchos otros movimientos que se inscriben en esta visión. En Bruderhof nos gusta vernos como parte de este continuo. ¿Dices que eres socialista? Ven y ve.

Comments

¿Qué es el blog "Voces"?

Voces es un blog escrito por los miembros del Bruderhof. Trata temas que son importantes para nosotros, y para ti.

¿Qué es el Bruderhof? Somos una iglesia cristiana con comunidades en varias partes del mundo. Nuestro objetivo es amar a nuestro prójimo y compartir todo, para que la paz y la justicia se hagan realidad.

Descubrir más sobre el Bruderhof

Manténte al corriente

Suscríbete para recibir noticias del Bruderhof

Recommended Readings

View All

Quizá podría gustarte

View All Articles
View All Articles