Vida en comunidad

Bendita Obediencia

viernes, 24 de septiembre de 2021 por

MEmbed2
“¿Estás dispuesto, por la causa de Cristo, a ponerte tú mismo completamente a disposición de la comunidad-iglesia hasta el fin de tu vida, todas tus facultades, la fuerza total de tu cuerpo y alma y todas tus posesiones, tanto las que poseas ahora como aquellas que más tarde pudieras heredar o ganar?”

Hace veintitrés años respondí que sí a esta pregunta, cuando hice mis votos para ser miembro del Bruderhof. Esta pregunta es uno de los votos que todos respondemos para ingresar, y ciertamente, en ocasiones, el más difícil de poner en práctica.

La gente se cuestiona qué tan difícil es vivir en comunidad, y preguntan sobre aspectos como tener vacaciones (algo que como tal no hacemos) y dudan cómo alguien puede renunciar a eso. Se cuestionan también cómo es no tener dinero propio ni cuenta bancaria o un auto, no poder ir de compras al antojo o elegir la ropa que uno viste ni la comida que uno gusta para cena. En pocas palabras, renunciar a tener control sobre los diferentes aspectos de la vida cotidiana que son sinónimo de una vida feliz e independiente.

Siendo honesta, ni siquiera pienso en esas cosas. Cuando ingresé, vi todo eso como aderezos y comodidades de un “estilo de vida ideal” al cual conscientemente decidí renunciar. Por lo tanto, no es un problema; es parte de ser miembro.

Algo más difícil, quizá no tan evidente para el observador casual, es “estar uno mismo disponible a las necesidades de la comunidad-iglesia, de por vida, con todas las facultades y fuerza total de cuerpo y alma…” – es decir, cumplir cabalmente los votos que hice. Hace varias semanas mi fidelidad a lo que prometí fue puesta a prueba. Me pidieron ir a vivir a la comunidad The Mount, una locación Bruderhof donde faltaba personal en la cocina y necesitaban ayuda. Casi me atraganté. ¿Dejar mi hogar? ¿Dejar este rincón de la comunidad Maple Ridge donde he vivido y construido casi la mitad de mi vida, donde todo el mundo me conoce, amen u odien mis hábitos, conocen mis gustos y disgustos? ¿Renunciar a mi caminata diaria por la cumbre detrás de mi casa? ¿Dejar a la familia a la que tanto quiero?

Afortunadamente, el mismo día que me dieron la noticia, me retiré unos días para festejar mi cumpleaños. (¡Como puedes ver, sí tenemos vacaciones! La diferencia es que no las planeamos nosotros; es un “regalo de la comunidad”). Un amigo de Maple Ridge organizó para mi ir a una pequeña cabaña, justo en la propiedad de la comunidad Mount. Los días que pasé ahí me proporcionaron un tiempo de serenidad muy necesario para reflexionar, hacer oración y reorientar mi brújula interior, y comprendí que este cambio era la respuesta a mis oraciones. No fue la respuesta que yo había planeado recibir, sin embargo, era la respuesta correcta.

En los últimos meses, había estado orando con especial ahínco, para que se hiciera la voluntad de Dios en mi vida, pues he estado viviendo un conflicto interior, confundida por las muchas cosas que me gustaría hacer: en particular, mi deseo de hacer trabajo misionero fuera del ámbito comunitario. Nunca olvidaré las semanas que pasé en Lesbos, Grecia, en el 2015 trabajando con refugiados de Medio Oriente, y siempre he querido regresar y hacer más. Así mismo, un sueño que he tenido por mucho tiempo es el de unirme a alguna “misión urbana” en uno de nuestros propios establecimientos comunitarios, que están esparcidos alrededor de los Estados Unidos. Pero, hace unos meses me di cuenta que, debo dejar de pedirle a Dios que me envíe a donde yo quiero ir. El tono de mi oración necesita cambiar, para pedir con seriedad y honradez que mi vida sea utilizada conforme a la voluntad de Dios y lo que la iglesia necesita.

MEmbed1

Así entonces, mientras caminaba por los senderos que rodean la comunidad Mount, durante mi retiro, me enamoré del lugar y encontré paz respecto a la idea de mudarme allí. ¡La propiedad es extraordinaria! Ubicada a la orilla del río Hudson, me di cuenta de que no me harían falta lugares para ir a caminar y el cambalache, cumbre por río, era realmente un muy buen trato. Pero aún más importante, llegué a la conclusión de que me estaban dando una oportunidad única para demostrar lo que tantas veces discutimos en reuniones de la hermandad: nuestra disponibilidad (mi disponibilidad) para cumplir con nuevas tareas u obligaciones, trabajando horas extras o lo que sea necesario, para otros puedan ir hacer trabajo misionero.

Sí, para que otros puedan salir. No se trata de que yo sea enviada, sino que, por medio de la iglesia, sean enviados aquellos que tienen el llamado para realizar alguna tarea. Y la tarea que me están pidiendo, por ahora, es vivir en la Comunidad Mount para ayudar a servir el almuerzo en tres horarios deferentes a los miembros de la comunidad, estudiantes y personal de la escuela de bachillerato Mount Academy. Es un trabajo muy intenso y ¡a veces frenético! El verano pinta igual con los varios proyectos de construcción en marcha, pues se trata de una nueva comunidad y hay mucho por construir.

Llama la atención la rareza de cómo responde Dios a nuestras oraciones, y aunque esto lo sé muy bien, he descubierto una vez más que si logramos aceptar sus respuestas, abrirán nuevas oportunidades y traerán nuevas formas de realización. Por supuesto que voy a extrañar a mis amigos de Maple Ridge, pero me encanta la acción, me encanta el trabajo duro (algo que no me hará falta aquí) y he aprendido a través de los años viviendo en comunidad que no importa lo que me pidan hacer, me fascinará, si pongo mi corazón en ello. De manera que, de todo corazón, doy un sí para estar completamente disponible a la comunidad iglesia, como lo prometí. Esto me da paz y propósito, algo más profundo y duradero que cualquier búsqueda de felicidad meramente individualista.


Traducción de Carlos R. González Ramírez.

Comments

¿Qué es el blog "Voces"?

Voces es un blog escrito por los miembros del Bruderhof. Trata temas que son importantes para nosotros, y para ti.

¿Qué es el Bruderhof? Somos una iglesia cristiana con comunidades en varias partes del mundo. Nuestro objetivo es amar a nuestro prójimo y compartir todo, para que la paz y la justicia se hagan realidad.

Descubrir más sobre el Bruderhof

Recommended Readings

View All

Quizá podría gustarte

View All Articles
View All Articles